MOLDES DE SILICONA: ventajas y desventajas.

Hoy vengo a hablaros de los moldes de silicona. Son moldes muy fáciles de utilizar, además son una forma económica y divertida para cocinar. La silicona está aprobada por la FDA de EEUU como una sustancia inocua para los alimentos, así que su uso en cocina se considera segura. Pero debemos adquirir moldes de alta calidad porque la silicona de grado alimentario no es reactiva y no debe dañar a los alimentos, además, su cocción será muy homogénea y uniforme, en especial en bizcochos y repostería donde se necesita una transmisión homogénea del calor.

En cuanto a la silicona de grado alimentario podremos encontrar múltiples modelos para diferentes utilidades. Podemos encontrar en el mercado un amplio abanico de:

Los moldes de silicona tambison ideales para la repostería y la pastelería porque dentro de sus grandes ventajas es la elasticidad y capacidad de soportar grandes cambios de temperatura y son perfectos para poder desmoldar con facilidad por su propiedad antiadherente. Cocinar con niños será ideal con este tipo de materiales porque los tenemos de múltiples colores y formas, lo que lo hará muy divertido.

Para poder hacer una buena elección por este tipo de moldes debemos ver las ventajas o desventajas que tienen con respecto a otro tipo de moldes y para ello vamos a valorar las características que los definen.

Ventajas y desventajas.

En primer lugar, vamos a hablar de su uso y cuidado. Antes de usarlo por primera vez se debe lavar con agua y jabón o en el lavavajillas y se deben engrasar con aceite o mantequilla derretida en su primer uso, después de este primer uso no será necesario volver a engrasar. Se deben usar utensilios seguros de madera, plástico o nylon sin superficies afiladas. Y seguir las instrucciones que facilita el fabricante.

En segundo lugar, antes de pasar a las características esenciales, es comentar lo que nunca debes hacer con un molde de silicona. Nunca lo metas vacío en el horno, nunca los uses debajo de la parrilla, no debes cortar dentro de los moldes, ni usar cepillos metálicos o abrasivos para limpiarlos.

Ahora sí, vamos allá con las ventajas:

  • Antiadherencia: Esta propiedad facilita el desmolde sin que se quede nada pegado en sus paredes y nos permitirá elaborar recetas con un reducido uso de aceites, mantequillas o grasas.
  • Higiene: el hecho de que sean antiadherentes hace fácil su limpieza porque no se quedan pegados restos. Además, al no tener porosidad los hace idóneos ya que no quedan restos de aromas ni partículas en la superficie.
  • Versatilidad: Pueden usarse tanto en frío como en calor, en un rango de temperatura que va desde los -60ºC a 260ºC. Su uso dentro de la cocina no tiene límites, cubitos de hielo, hornear, postres, bombones, helados, etc.
  • Cocción más rápida en moldes poco profundos.
  • Durabilidad: su uso puede llegar a los 3000 usos en horno.
  • Resistencia al calor y su posibilidad de uso en microondas.
  • Seguros para el congelador ya que son a prueba de grandes cambios de temperatura. Y tienen la capacidad de enfriarse rápidamente.

En cuanto a las desventajas:

  • La flexibilidad puede dificultar su traslado de la encimera o lugar de trabajo al horno o congelador, sobre todo en masas muy líquidas lo que puede provocar que se nos derrame. Para evitarlo podemos utilizar una bandeja para hornear resistente bajo nuestros moldes.
  • Se deben usar de alta calidad para evitar que se filtre a los alimentos, se deforme, se rompa o rasgue.
  • Dado que alcanzan temperaturas elevadas, es necesario utilizar guantes para retirarlos del horno y evitar quemaduras. Sin embargo, se enfrían rápidamente.
  • No se deben exponer a fuentes de calor directas, por ejemplo, un hornillo o vitrocerámica.
  • Debemos escoger siempre el de mejor calidad para obtener éxito en la receta que estamos preparando y para eso tenemos que estar atentos a que los fabricantes utilizan diferentes grados de silicona en la manufactura de los moldes o fuentes, y los mejores son los que tienen el 100% de silicona.

Para mí en repostería son los mejores, sobre todo por su facilidad a la hora de desmoldar y son los que más me gustan para hacer helados. Si me tengo que decantar por una marca es la marca Lékúe y para los que son helados tipo magnums y minimagnums la marca Silikomart. Podéis consultar los moldes de helados que uso en el siguiente enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *